Sexo...

Sexo...

El pene ha sido reverenciado por el hombre desde que alguien comprendió que un solo varón, por virtud de su órgano, podía impregnar un gran número de mujeres. En las culturas primitivas ese poder le dio al pene una clara supremacía sobre los órganos femeninos para la copulación y la reproducción. El arte primitivo hace básicamente hincapié en el pene.

El símbolo fálico se encuentra en sociedades dispares desde el comienzo de la historia conocida, comenzando por las pinturas de las cuevas del sur de Francia pertenecientes a la edad de piedra. No han faltado los psicólogos que han visto la influencia fálica en el monumento (obelisco) a Washington, la torre Eiffel, el obelisco de Buenos Aires y en otros monumentos grandiosos modernos que apuntan hacia el cielo.

Ciertamente el hombre del siglo XX aún reverencia al pene. Pero lo observa como un instrumento de placer y el símbolo de su poder sexual sobre la mujer más que como el gran medio de fecundación. Los modernos estándares fálicos se basan en los súper penes de los actores de las películas pornográficas, sexos capaces de llegar a los 23 o más centímetros, que se hinchan y palpitan y pueden bombear repetidamente en múltiple orificios antes de verter copiosas cantidades de semen blanco y caliente, por lo general en dirección a la cámara. El gran temor del hombre moderno es que su propio órgano no alcance las medidas que establece este icono cultural. ” La mayoría de los hombres, las únicas erecciones que ven, además de las propias, son las que aparecen en las películas pornográficas” dice Michael Castleman autor de Sexual Solutions. Esos actores son elegidos por poseer falos inusualmente grandes. Compararse con ellos es como comparar la propia estatura con la de los jugadores de los Globe Trotters. ¿Quién no se sentiría petiso?

Castleman cree que esas películas pornográficas han aumentado el mito del Supermacho, que posee un pene de acero de un pie de largo capaz de rendir toda una noche. Ese actor posee lo que se ha hecho que los hombres crean que es el pene perfecto; pero ¿corresponde realmente eso a la realidad? ¿Es eso lo que las mujeres quieren? o se trata de que los hombre piensan que con un instrumento de esas dimensiones pueden impresionar a otros hombres.

EL PENE PERFECTO EN CIFRAS:

Todo hombre tiene en realidad dos penes: el flácido. que es el repositorio de sus fijaciones psicológicas, sus miedos al rendimiento y ansiedades, además de ser el pene que con mayor frecuencia ven sus congéneres masculinos; y el otro pene, el que simplemente actúa y en la mayoría de los casos es visto solamente por sus amantes. El pene perfecto, en ambos casos, posee una medida que entra dentro de lo normal, no demasiado chico como para provocar a su propietario una turbación intensa. Los micropenes, aquellos que en estado de erección no llegan a los ocho centímetros, solo aparecen en el cinco por ciento de los hombres. Pero el pene perfecto no será muy grande para no causar incomodidad a la mujer. Los maxípenes, aquellos que erectos miden más de 23 centímetros, se encuentran nada más que en el uno por ciento de los hombres

EL LARGO:

El largo del pene

El largo del pene

El largo del pene promedio fláccido, según estadísticas brindadas por el Instituto Kinsey, es de 9 a 11 centímetros. El tamaño del pene tiene menos relación con el tamaño del cuerpo que los otros órganos. ( El mito que indica que el tamaño de la mano y del pié tienen relación con el pene es sólo eso: un mito). La forma correcta de medir un pene es colocando una regla firmemente contra el cuerpo, en la base del pene, midiendo desde la punta del tronco hasta la base. No hay diferencia de longitud entre el pene erecto y el pene fláccido cuando se estira.

El flujo de sangre hacia las arterias del pene durante la excitación erótica produce la erección, estado en que el pene promedio llega aproximadamente a los 15 centímetros. Kinsey manejó las cifras exactas promedio de 15,62 centímetros para el hombre blanco y de 16,34 centímetros para los negros. En realidad, sólo el 23,9 por ciento de los hombres blancos y el 25,4 por ciento de los negros medidos por Kinsey llegaron a los 15 centímetros exactos.

CIRCUNFERENCIA:

La circunferencia promedio de un pene fláccido en el caso del hombre blanco es de 8 centímetros y en los negros de 9,60 centímetros. Una vez erecto, esa circunferencia llega a los 12,26 centímetros en los negros. El promedio es de 12,40 centímetros.

ANGULO Y DIRECCIÓN DE LA ERECCIÓN:

El pene erecto sobresale del cuerpo formando un ángulo. En el grupo mayoritario de hombres blancos (en un 36,3 por ciento) y negros en un ( 40,2 por ciento )  ese ángulo es de 60-85 grados hacia abajo desde la vertical. La erección promedio (más del 50 por ciento en ambos grupos) es directamente recta hacia adelante, más que hacia la izquierda o derecha del cuerpo. En más del 70 por ciento de los hombres el tronco del pene es derecho o ligeramente curvado hacia arriba.

LOS FACTORES ESTÉTICOS:

Mientras que los hombres son inexorables en cuanto a medir sus órganos con los de otros, descuidan la apariencia del glande. el prepucio, los testículos y las venas, particularmente la gruesa que corre por la cara interna del pene.

Medidas del pene

Medidas del pene

EL PREPUCIO:

Más del 60 por ciento de los negros y el 85 por ciento de los blancos son circuncidados apenas nacen en Estados Unidos. Las preferencias por la circuncisión representan una opción cultural de posguerra en cuanto a la imagen del pene. La Asociación Médica Americana considera a la circuncisión innecesaria desde el punto de vista médico. Pero la cada vez mayor importancia del sexo oral ha hecho del prepucio un tema. Los estudios en Estados Unidos han demostrado que la mayoría de las mujeres prefieren el pene circuncidado, posiblemente porque es el que están más acostumbradas a ver. Cualesquiera sean las razones, existe más voluntad aquí para realizar una fellatio a un pene circunciso. Muchos gay por su parte, no prefieren la circuncision.

LOS TESTÍCULOS:

Aproximadamente el 99 por ciento de los hombres posee dos testículos. En más del 50 por ciento, el izquierdo cuelga más abajo en el escroto que el derecho. En menos de un cuarto los dos caen a la misma altura.

VENAS Y TONALIDADES:

En la mayoría de los hombres la erección provoca violentas y extremas coloraciones desde el azul o violeta oscuro en los hombres negros a un rojizo o violeta en los blancos. Muchas mujeres encuentran esos matices en un pene palpitante sumamente eróticos. La vena grande que corre bajo la cara interna del pene se vuelve prominente en muchos hombres durante el estado erectivo. Esta vena es especialmente sensible en esos hombres, También funciona como fetiche estético en muchos gay.

STANDARD DE RENDIMIENTO:

La frase “Mirar no lo es todo” puede aplicarse con seguridad en la anatomía del pene. Este ha sido diseñado para funcionar, no para posar para una obra de arte. Si un pene no funciona dentro de las normas aceptadas no se lo puede definir como perfecto, no importa cuan largo, grueso o idealmente formado sea.

TUMEFACCIÓN:

La característica primaria del pene perfecto es la tumefacción. El grado de ésta varía grandemente entre los hombres y en cada hombre según sus experiencias sexuales individuales. En un estudio realizado por Master y Jhonson en 1960, se identificaron primero y se establecieron después tres grados de erección; la de la etapa de excitación, cuando la tumefacción varía; la etapa de meseta, que es la de erección más plena y de mayor endurecimiento, y el orgasmo, cuando los músculos de la base del pene comienzan a contraerse a intervalos de 0,8 segundos, como ellos pudieron medir. Cuanto más tiempo el hombre es capaz de prolongar la fase de excitación y mantener una erección intensa, se dice que es un amante más diestro. Muchos hombres también son capaces de retener la erección después del orgasmo, y hasta experimentar un segundo orgasmo con la misma erección. Muchos de los que no pueden mantener una erección y quieren otro orgasmo, pueden obtenerla rápidamente. El período refractario, ese lapso que media entre dos erecciones, puede ser menor a los 30 minutos en los hombres jóvenes.

LA DURACIÓN DE LAS ERECCIONES:

Duración de las erecciones

Duración de las erecciones

Después de los 40 años, nueve de cada diez hombres sufren la perturbación de la impotencia al menos en una ocasión. Ni siquiera el pene perfecto funciona siempre. De todas maneras, la gran mayoría de los hombres no tiene problemas en alcanzar erecciones en forma regular. La mayoría de los hombres menores de 40 años se despiertan con erecciones casi diariamente. Más del 50 por ciento de la totalidad de los hombres son capaces de mantener una erección de 6 a 30 minutos durante la actividad sexual con una pareja. Cuando comienza el coito, estos hombres normalmente pueden mantener la erección diez minutos hasta llegar al orgasmo.

LA EYACULACION:

El hombre típico libera una cucharadita de té de semen durante el orgasmo. En algunos hombres los músculos se pueden contraer con suficiente intensidad como para eyacular una cucharada a una distancia de 60 centímetros. Los hombres que pueden lanzar la eyaculación en lugar de verterla, son la minoría. Aproximadamente las tres cuartas partes de la totalidad de los hombres la vierten enviando pequeñas cantidades de semen a breve distancia. La creciente popularidad de los video porno ha hecho de esa habilidad para lanzar el semen algo muy codiciado.

¿PUEDE TENER UN PENE PERFECTO?:

Muchos hombres creen que el pene perfecto es mayor que el que ellos tienen. Pero el pene que ellos tienen para hacer comparaciones es el fláccido y lo comparan al pene erecto del actor que vieron en el último video-porno. Creen que su sexo no es adecuado a pesar de que durante años, tanto los terapeutas sexuales como las mujeres, les han asegurado que “el tamaño no importa”. El tamaño es un tema tan delicado que Master y Jhonson no quisieron hablar de sus investigaciones sobre el tema hasta 1980. Las estadísticas que Kinsey había coleccionado sobre el tamaño no fueron publicadas hasta 30 años después de haber sido recogidas. Los sexólogos intentan quitar importancia al tema del tamaño, señalando que los penes pequeños crecen más que los grandes durante la erección, haciendo que los hombres se emparejen en ese sentido. La erección es la gran igualadora. Master y Jhonson documentaron la diferencia en los penes erectos como no superior al veinte por ciento. Esto tampoco hace a todos los penes totalmente iguales.

Método para alargar el pene

Método para alargar el pene

La mujer promedio no desea un pene con tamaño fuera de lo normal que pueda lastimarla, salvo que esté muy bien lubricada y cuide las posiciones de penetración de manera que el falo no golpee contra el cuello del útero. Ellas prefieren un pene dentro de las medidas normales, o sea del tipo que poseen el 90 por ciento de los hombres. Como la mujer obtiene la mayoría de sus sensaciones placenteras del clítoris y del primer tercio exterior de la vagina, desea también algo más que un micro pene. Si usted se encuentra entre los hombres que realmente poseen un pene significativamente más pequeño que el promedio, no crea que podrá hacerlo más largo o aumentar su circunferencia mediante dietas, ejercicios o esos dispositivos conocidos como medios para agrandar el pene. Supuestamente esos productos aumentan el largo del pene mediante el estiramiento o el ejercicio. No aumentan el tamaño; lo que en realidad pueden hacer es dañar los tejidos del órgano desgarrándolos. El pene no es un músculo que se pueda desarrollar como sucede con los bíceps. Se trata de tejido cavernoso que se mantiene unido a través de tejido fibroso y es cubierto por una piel elástica.

Lo que puede hacer, si lo que quiere es mayor largo, es concentrarse en las virtudes que su pene realmente tiene. Quizá sea corto pero más grueso que el promedio. Quizá su coloración violeta le de un toque de pasión y dramatismo. Puede que sus testículos tengan una apariencia inusualmente atractiva. A lo mejor es de esos raros ejemplares masculinos que pueden expeler el semen a distancia. Entonces aproveche sus talentos. Si posee un prepucio que ha estado colgando durante años, puede ejercitarlo o cortarlo. Los hombres adultos pueden ser circuncidados. Consulte a un urólogo para averiguar sobre un cirujano que se especialice en eso. En cambio, si disfruta de las cualidades eróticas de su prepucio, compártalas.

Pero el criterio más importante para calificar un pene como perfecto radica, sin discusión, en su rendimiento. El pene substandard puede ser tanto de 20 centímetros de fuerte carne esculpida como de 10 centímetros muy finos. La principal característica de un pene imperfecto es su incapacidad para alcanzar o mantener una erección por un período de tiempo mutuamente satisfactorio en forma regular. Los problemas erectivos son más comunes durante los primeros encuentros con una nueva pareja. “irónicamente, cuando el hombre está más excitado de lo normal – dice Lonnie Barbach, una terapeuta sexual que junto con Linda Levine escribió The intímate Male: Candid Discussions About Women, Sex and Relations – por el temor a no ser adecuado puede convertirse en temporariamente impotente”, al tiempo que la ansiedad provoca una repentina liberación de adrenalina estrechando las arterias del pene. Por supuesto, la erección depende en mucho de que la sangre fluya al pene. Este reflejo que tiene por protagonista a la adrenalina, también sucede durante el coito, haciendo que el pene se vuelva repentinamente fláccido o provocando la eyaculación prematura. Otros factores que causan la impotencia temporaria son el alcohol y las drogas, los medicamentos para enfermedades como la diabetes, la hipertensión arterial, los problemas cardíacos, la fatiga, el stress y la ansiedad, que no están relacionados con el sexo pero influyen sobre el rendimiento sexual. Períodos más prolongados de impotencia pueden ser causados por factores psicológicos o enfermedades orgánicas, así como también traumas síquicos.

Cuando la impotencia es ocasional y es causada por el primer encuentro sexual con una mujer en especial, o por la ingestión de alcohol o drogas, o fatiga, o tensión, la cura es simple. En el caso de la  primera relación sexual con una mujer, en la siguiente oportunidad pasa la ansiedad; si se trata de lo segundo, con abstenerse del consumo es suficiente. De todas formas, el temor de los hombres al primer episodio persiste. Entonces comienza la búsqueda de los afrodisíacos, susbstancias que van desde las inofensivas hasta los narcóticos, desde los llamados alimentos fálicos y fetiches sexuales hasta la electroterapia. Se dice que el emperador Nerón usaba una variedad de orquídea. Los africanos utilizaban una mezcla de drogas hechas con plantas nativas, insectos y la parte interna de los reptiles.

Festival del pene celebrado en Hanamaki Japon. En el festival varias mujeres nadan con penes de madera que representa el Dios de la fertilidad

Festival del pene celebrado en Hanamaki Japon. En el festival varias mujeres nadan con penes de madera que representan el Dios de la fertilidad

Algunos hombres en la actualidad usan la cocaína como afrodisíaco. A ese respecto, el doctor David Smith, de la Haight Asbury Clinic de San Francisco, dice: ” Quienes abusan de la droga generalmente tienen problemas eréctiles o experimentan una pérdida total del deseo” Irónicamente, las substancias que los hombres usan para relajarse y poder superar la ansiedad pueden realmente estropear su rendimiento. Los hombres pueden emplear ejercicios simples y técnicas de retardo mecánico para prolongar su fase de excitación durante la erección, cundo el pene está tumefacto. Un pene que mantiene su erección durante mucho tiempo será mirado como perfecto por la pareja del hombre, sin importar como luzca el órgano en su estado de flaccidez. Si puede mantener la erección durante más tiempo que el de la actividad sexual promedio, incluyendo el coito, o tener más de un orgasmo cuando hace el amor, es un Superman. Los ejercicios mecánicos desarrollados por Master y Johnson para curar la eyaculación prematura también retrasan el orgasmo en el hombre que no tiene ese problema pero quiere aumentar su período de excitación.

Estas mismas técnicas han sido expuestas por la doctora Marilyn Filthian, coautora de libro Any Man Can, que enseña a los hombres como tener orgasmos múltiples. Filthian sugiere también que los hombres practiquen los ejercicios de Kegel ( contraer y mantener los músculos que controlan el flujo de orina haciendo que la despidan a un ritmo establecido por la voluntad ) para aumentar la capacidad de controlar la eyaculación. Con muy poco esfuerzo, el hombre promedio puede prolongar y quizá duplicar su fase de excitación..

Texto tomado de: arcablanca.iespana.es

Ver post relacionado || Wii-sex el nuevo juego de wii

About these ads