Ordenador controlado por el cerebro o la mente

Computador controlado por el cerebro o la mente

Una investigación realizada por un equipo de expertos de la Universidad de Maryland podría conducir a nuevas tecnologías no invasivas para sistemas portátiles de interface cerebro-ordenador. Tales tecnologías potencialmente podrían permitir a personas con discapacidades o parálisis manejar un brazo robótico, una silla de ruedas motorizada, u otro dispositivo protésico, usando para ello un artefacto similar a unos auriculares, el cual gracias a sus sensores en contacto con el cuero cabelludo enviaría señales desde el cerebro al dispositivo.

Bajo la dirección de José Contreras Vidal, profesor de kinesiología en la citada universidad, el equipo de neurocientíficos reconstruyó con éxito movimientos tridimensionales de la mano a partir de señales cerebrales registradas de forma no invasiva.

En este estudio los científicos colocaron un conjunto de 34 sensores sobre el cuero cabelludo de cinco participantes para registrar la actividad eléctrica de sus cerebros, usando electroencefalografía (EEG).

Los investigadores constataron que la actividad eléctrica cerebral perceptible en la superficie del cuero cabelludo tiene suficiente información para permitir reconstruir movimientos de la mano, de manera continua y sin restricciones espaciales.

Esta innovadora investigación abre la posibilidad de desarrollar dispositivos de ayuda para pacientes discapacitados o con daños neurológicos.

El equipo de Contreras Vidal está trabajando actualmente con exoesqueletos y brazos robóticos para los miembros superiores, aunque hay todavía bastantes pasos a dar antes de que esta tecnología pueda ser aplicada clínicamente.

Antes de este estudio, no había alternativas tan buenas como ésta a las interfaces cerebro-ordenador no portátiles e invasivas, las cuales exigen colocar sensores dentro del cerebro para reconstruir los movimientos de la mano.

El nuevo estudio va a tener importantes repercusiones para las futuras tecnologías de interface cerebro-ordenador e incluso para las que ya existen.

En el futuro, podría ser posible que las personas con trastornos neuromusculares severos, tales como esclerosis lateral amiotrófica, derrame cerebral, o lesión en la médula espinal, recuperasen el control de tareas complejas sin necesidad de tener electrodos implantados directamente en sus cerebros.

Articulo tomado de: www.amazings.com